lunes, 24 de junio de 2013

Mentime cada dos años que me gusta

Por suerte Massa ya fue proclamado ganador invicto de las elecciones 2013, futuro presidente y en 15 años sucesor del Papa Francisco frente al Vaticano, no sin antes superar a Messi como goleador del Barcelona.

En el país del dulce de leche, del colectivo y de las chicas más lindas, no podemos evitar dar clases de todo, ser los mejores en todo. Y cada dos años tenemos la posta, así como cada cuatro cada somos todos técnicos de la selección.

Cada dos años tenemos la posta. Cada dos años elegimos al futuro presidente, monarca, rey, emperador, dueño de la pelota. Cada dos años aparece el mesías que nos va a rescatar de la tiranía y sacar del pozo en el que nos hundimos.

Así fue como en 2003 volvía el turco, o todos pensaban eso. Aunque nadie terminó de entender por qué ganó las elecciones y se retiró.

En 2005 Duhalde le iba a mostrar a Nestor qué retobársele era perder la Provincia de Buenos Aires, cosa que no pasó, una pena.

En 2007 el tuerto renovaba. ¿Quién iba a sacar a un peronista del sillón de Rivadavia por las buenas? Se bajó solito.

En 2009 De Narvaez ganó a la imbatible fórmula de Nestor Kirchner – Daniel Scioli en la provincia. Superó al aparato estatal y peronista con un par de propagandas bien filmadas y con el profundo “Votame Votate”. En 2009 Cristina tenía que renunciar y el colombiano de Casa Tía iba a ser gobernador, presidente o tinelli. Él elegía.

En 2011 Cristina ganaba por el 54% que supuso eterno. En ese año ella era intocable, insuperable, invencible, y la reelección dependía de si tenía ganas o no.

En 2011 también, para los que no creían que Cristina iba por la re-re, era obvio que Scioli era el comandante general de la política nacional. El dueño de la provincia, el que con fe, con esperanza, iba a conquistar el voto k, el anti k, el anti todo y el voto falopa de los jóvenes urbanos. En 2011 ya todos sabíamos que el Dani iba a ser presidente.

En 2013, ahorita mismo, Massa se volvió el nuevo rey. Massa va a ganar las elecciones robándole votos al Colo, a Cristina y a Stolbizer. A Perón, a Balbín y a Gandhi. El voto que quiere a los k, el voto que los quería y el voto esquizofrénico que los quiere a medias pero quiere una transición ordenada con continuidad pero sin continuidad.

En nuestro querido país cada dos años tenemos la posta. Cada dos años nace nuestro jesus, nuestro cesar y nuestra madre teresa. Acá cada dos años los medios eligen, y nosotros elegimos creerles, al futuro gobernador de la república federal.

Massa quizás gane las elecciones porque De Narvaez es un pianta oportunidades y al candidato K no lo conoce nadie. Pero en Argentina dos años es una vida y los que suben rápido bajan rápido.
No porque juegue Brasil de local en el mundial vamos a dejar de participar.

Por eso seguimos firmes. Acompañando al único candidato a presidente que sigue una línea ideológica. Que no es anti k porque no se define por oposición. El único que apoya las acciones correctas y critica las incorrectas.

Seguimos firmes acompañando a Mauricio Macri, a nuestro candidato rebelde, al referente de nuestro querido movimiento #NacyPro.


Para 2015, 2019, o para que no sea nunca presidente, pero sea siempre una voz de cordura, de sentido 
común en la política nacional, un verdadero revolucionario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario